Saltar la navegación

1. Movimientos y Sistemas de Referencia.

En este bloque, vamos a estudiar el movimiento de los objetos (les llamaremos móviles) sin preocuparnos de quién lo ha producido. De ello se encarga la Cinemática que es la parte de la Física que estudia el movimiento de un objeto sin importar la causa que lo ha provocado. Pero, ¿cuándo decimos que un objeto se ha movido?

Si por ejemplo viajamos en un avión, sentados en nuestra plaza, creemos que estamos en reposo y no dudaríamos en afirmar que la azafata que se pasea por el pasillo está en movimiento. Pero, ¿estamos realmente en reposo, o nos movemos junto con el avión? ¿Cómo nos ve un observador desde el suelo?

Otro ejemplo: imagina un portaaviones que se mueve tranquilamente por el mar a 20 km/h hacia la derecha. Sobre la cubierta del mismo, hay una persona en bicicleta moviéndose justamente a 20 km/h hacia la izquierda. Desde la playa, con unos prismáticos, un turista se da cuenta de que la bicicleta permanece inmóvil en el mismo punto. Por supuesto, el ciclista no está de acuerdo en decir que él está quieto. La pregunta es, “¿cuál de los dos observadores estará describiendo la realidad?”.

Los ejemplos anteriores demuestran que el reposo y el movimiento son dos ideas RELATIVAS, y que en primer lugar, para hablar de ellos, es necesario DECIDIR (arbitrariamente) un lugar de referencia, respecto del cual realizar el estudio del movimiento. A este lugar se le denomina SISTEMA DE REFERENCIA, de tal manera que según qué sistema se elija, la descripción del movimiento será completamente distinta. Así, desde el sistema de referencia nuestro situado en el avión, estamos en reposo (estado de no movimiento) pero no para un observador que nos ve desde el suelo.

Los movimientos, por tanto, son siempre relativos, pues dependen de la ubicación del sistema de referencia.

El sistema de referencia (punto O, ejes coordenados, criterio de signos) es elegido por el observador, la persona que estudia el movimiento. Una vez elegido, debe mantenerse. No puede cambiarse durante la resolución del problema.